Auchi.com.ar

Superman eran los de antes

Superman eran los de antes

A menos de qiunce días del estreno de Batman vs. Superman no puedo negar que tengo el nerdómetro a full, con las expectativas normales que tendría un nene de 6 años cuando se aproxima la Navidad.
Claro, eso porque Man Of Steel me pareció bastante decente, principalmente en la estética de Videojuego que tienen las escenas de lucha.

Y, muy probablemente, los próximos días mi cerebro gire constantemente en torno a este estreno, por lo cual aprovecho el espacio que me brinda Internet para dejar en claro algo que desde la primera aparición de Henry Cavill me hace ruido.
¿Era realmente necesario hacer un Superman con un cuerpo sobretrabajado?
A ver, está perfecto que la audiencia femenina encuentre en la nueva versión del alienígena algo con qué gotear un poco de baba.
Y reconozco que la impronta que le transmitió Cavill al personaje superó las expectativas que uno podría arrastrar después del intento de Routh (ahora reciclado en Atom) de calzarse la capa.

Foto del artículo

Pero ese cuerpo que se asemeja a los dibujitos virtuales de Disney XD o un muñeco de colección que se puede comprar en el subte, a mi particularmente no me parece que sea acertado para la imagen de Superman.

Voy a explicarles un poco más mi punto, repasando las caracterizaciones que vimos anteriormente.

[1948] Kirk Alyn, el primero en personificarlo en un TV Serial enfrentandose a Spider Lady.

Foto del artículo

[1951] George Reeves en otra serie de los 50 llamada Adventures of Superman, que devino en la película Superman and The Mole Men.

Foto del artículo

[1978-1987] Christopher Reeve, el que llevó el símbolo de la esperanza por más tiempo en su pecho (irónicamente terminó sus días como un vegetal).

Foto del artículo

[2006] Brandon Routh, el superman que le hizo un pibe a Lois Lane.

Foto del artículo

Dejo intencionalmente afuera a John Haymes Newton y Gerard Christopher que a finales de los 80 interpretaron a Superboy, a Dean Cain (hoy padre adoptivo de Kara Zor-El) de Lois and Clark y a Tom Welling de Smallville para concentrarme solo en el cine, pero en todos los casos aplica el mismo principio.
Si bien son actores de cuerpos cuidados (no vas a verme a mí, con la panza de birra haciendo de Superman), no son cuerpos trabajados en exceso.

El simple hecho de ver un Superman hiper trabado marcando su six-pack mientras desayuna anabólicos y reduce fat fast, rompe con el verdadero impacto del personaje de Historietas.
Superman, no obtiene su fuerza sobrehumana de la contextura física; Su poder lo obtiene de la radiación que emite nuestro sol rojo y su densa estructura molecular.
En cuyo caso, el aspecto físico se vuelve irrelevante (sí, podríamos teorizar que al tener un ADN superior, todo su cuerpo reacciona mejor a las condiciones terrestres... pero es darle demasiadas vueltas a un tema que no amerita tanto análisis).

Y antes de que los fanboys me incineren en una hoguera hecha de Kriptonita, reitero que no me parece mala la elección del personaje; solo considero que la imagen que se puede ver en Justice League: The Flashpoint Paradox, con un Superman lánguido tratando de detener con sus manos un misil, me produce un mayor impacto que si lo viera por los músculos de Cavill.

Foto del artículo

Volver atrás