Auchi.com.ar

El odio humano se puede adaptar a cualquier cosa

El odio humano se puede adaptar a cualquier cosa

No importa de qué lado de la política estén tus intereses.
No hay manera que defiendas el accionar del grupo de inadaptados que fue a cometer sus actos violentos al Congreso; destrozando todo a su paso para abastecerse de los cascotes con los que atacaron a las fuerzas policiales.

Y -reitero algo que publiqué hace unas horas-, a quienes fueran identificados cometiendo esos actos vandálicos, les corresponde cárcel y las sanciones que el código penal establezcan.
Pero tenés que formar tu capacidad de separar las agüas:

Defintivamente, a esos delincuentes, no los podés nivelar a la altura del reclamo de los jubilados (con frases como "ahí tenés al pobre jubilado defendiendo sus ingresos"). Porque con eso estás dejando ver que los jubilados que se manifestaron en paz (que los hubo, te puedo asegurar) son igual de delincuentes.

Foto del artículo

No podés usar este accionar como justificativo de la represión de Gendarmería -también repudiable-  la semana pasada. Que tiraron gases lacrimógenos y pimienta incluso a gente que nada tenía que ver y que -por la puta eventualidad que fuera- justo estaba en el momento y lugar equivocado.

Tampoco podés decir que todos los Gendarmes, Milicos, Ratis son iguales... no lo son. 
Hay excelentes policías que dejan su vida por el bienestar social. 
Han habido militares/soldados -jóvenes y adultos- que dejaron su vida por defender nuestra soberanía. 
Y sí, como en todas estas marchas, hay de los otros. En ambos bandos, civiles y fuerzas.


Y en esta suerte de Frapucchino Creme de Chocolate Blanco y Avellanas, mezclando todo en el mismo vasito de Starbucks, no diferenciás qué está bien y qué está mal... entonces -desde ese odio que ya ni sabés de donde vino, pero se potencia por la impotencia de ver semejante hijadeputez- comentás, posteas, twitteas que está perfecto que una moto de la policía le pase por encima a un manifestante.
Incluso te sacás las ganas de hacer un -no tan- inocente chiste sobre "si la moto está bien", porque también en algún momento alguien te dijo que tenés que ser sarcástico, irónico, ácido, el más pija de todos con el último comentario Pergolineano.

Foto del artículo

Y de nuevo, siento que te tengo que explicar por qué es tan peligroso eso.

La persona atropellada -delincuente o inocente-, ya se encontraba derribada (porque se cayó o por un disparo, no cambia lo que sigue).
Aunque ese tipo haya tirado cascotes dos minutos antes, ya se encontraba indefenso y no representaba una amenaza para la cantidad de efectivos policiales que lo estaban rodeando.
"Eh, pero ellos pueden tirar cascotes, pero el cana no puede reaccionar?", es el argumento que te están enseñando a repetir... y no. No puede.
Si te parece correcto que el policía actúe por reacción (no por legítima defensa, propia o de un tercero), entonces estás apoyando una actitud reaccionaria, le estás dando entidad y un lugar.
Porque ese representante de las fuerzas (cualquiera de todas, no te quedes solo en la policial), fue entrenado para no dejarse llevar por los impulsos, porque está autorizado a portar un arma. Sino sería un caso de gatillo fácil.
Hoy es ese violento indefenso que se lo buscó. Después va a ser un pibito que corría después de robarse una manzana y no se detuvo ante la voz de alto, y va a estar bien, porque era un chorrito, también se lo buscó.
Y en algún momento, ese mismo (u otro) te va a meter un tiro a vos, a un familiar, a un amigo, solo porque no le gustó cómo lo miraron o la forma en que le respondieron. Y en el peor de los escenarios, también se lo buscaron, porque a la autoridad se la respeta.

Y no, bombón, no es una exageración. Es el camino normal en que se desenvuelve el odio. 
Porque el odio humano se puede adaptar a cualquier cosa (Colossus dixit).

Foto del artículo

Y si después de esto necesitás tildarme de kuka o globoludo, no entendiste lo que te estoy diciendo.
Así que te ayudo dejando en claro que no tengo la capacidad interpretativa que exige la política para que esto sea un análisis de esa magnitud, ni para identificarme con alguna de las dos banderas.
Pero me es imposible leer algunos comentarios, y no sentirme obligado a dejar en claro mi -irrelevante- visión al respecto.

Volver atrás